DIETAS TERAPÉUTICAS

Introducción

Cuántas veces hemos escuchado la frase popular "somos lo que comemos", y es cierto, nuestra alimentación es nuestra mejor medicina.

Muchas veces se confunde el término "dieta"; la dieta es el tipo de alimentación que llevamos habitualmente, puede ser correcta o no, eso lo determinará tu nutricionista, nutriólogo, dietista, etc.

Hoy hablaré de las dietas terapéuticas, que ciertamente al prescribir una dieta hay que basarse en datos personales, clínicos, heredo familiares, hábitos, estilo de vida, en fin, elaborar por cada paciente un historial clínico que defina su estado de salud. En caso de patologías crónicas es importante determinar y contorlar el aporte de macronutrientes y micronutrientes, que permita ayudar con su trastorno.

A continuación menciono los tipo de dietas que se utilizan para tratar ciertas patologías, los alimentos permitidos, si cumplen o no con los requerimientos nutricionales.

Dieta de líquidos claros

Dieta líquido claro

Es una dieta de transición, se considera como una etapa intermedia entre el ayuno y el inicio de la alimentación, nutricionalmente inadecuada debido a su pobre o nuto aporte calórico, debe ser consumida únicamente entre 24 y 48 horas, es de fácil digestión, es monótona, no cuenta con ningún alimento sólido, y puede ser fría, por lo general se fracciona de 3 a 5 tomas con una aportación de 400 a 600 kcal. en donde el 91% serán hidratos de carbono y el 9% de proteínas; se excluyen los lípidos. (UNADM, 2017).

Los alimentos permitidos son: té, agua, gelatina de agua, jugo de manzana o uva, nieve de limón, atole con agua, ginger ale, consomé desgrasado.

Esta dieta se indica en:

Etapa pre y post operatoria

Exámenes de clonoscopía y otras pruebas diagnósticas

Pruebas de gabinete que requieren reducción de materia fecal

Condiciones agudas de disturbios gastrointestinales obstructivas e inflamatorias

Etapa inicial de la transición de la alimentación parenteral a enteral

Intolerancia a la alimentación sólida

Trastornos de deglución, como estenosis de esófago.

Dieta de líquidos generales

Dieta líquidos generales

Es la dieta intermedia entre los líquidos claros y dieta blanda; el cambio debe realizarse de acuerdo a la tolerancia del paciente, es de fácil digestión, contiene poco residuo y ningún condimiento, todos los alimentos se proporcionan en consistencia líquida. Puede cubrir los requerimientos nutricionales del paciente si se planea adecuadamente por lo que puede ministrarse por varios días. El valor nutrimental es entre 1500 a 1800 kcal. en donde el 55% serán HC, 15% proteínas y 30% lípidos. (UNADM, 2017).

Los alimentos permitidos son: pollo (crema) y huevo, bebidas a base de leche y yogurt, zanahoria, chayote cocidos y licuados, papaya, plátano licuados, avena, arroz, maicena (atoles), aceite de canola, maíz, oliva, miel, gelatina de agua.

Esta dieta es muy útil en alteraciones o patologías que afectan el esófago, laringe y estómago.

En problemas de masticación, trauma de mandíbula.

Dieta licuada o enteral

Dieta enteral

La dieta licuada también identificada como alimentación enteral es nutricionalmente completa (proteínas, hidratos de carbono, lípidos, fibra, vitaminas, minerales y agua) y que es liberada en alguna sección del tracto digestivo, puede ser estómago o intestino (duodeno o yeyuno) y que pasa a través de un dispositivo enteral (sonda); las fórmulas que se utilizan para este tipo de alimentación puede ser: fórmula industrializada (dieta polimérica) o fórmula artesanal (con alimentos). El valor nutrimental puede cubrir en la totalidad las necesidades nutricionales del paciente en una distribución normal de nutrientes; 55% de HC, 15% proteínas y 30% lípidos.

Existen fórmulas industrializadas conocidas como mezclas poliméricas diseñadas para diferentes patologías.

Está indicada en pacientes que requieren apoyo nutricio, por no alcanzar su requerimiento nutricional por vía oral o tienen imposibilitada la vía natural para el consumo de alimentos, en general son pacientes que no pueden o no deben utilizar la primera porción del tracto digestivo, puede ministrarse durante tiempos prolongados, incluso meses (UNADM, 2017).

Dieta semisólida (papilla)

Dieta semisólida

Es una dieta completa ya que logra cubrir los requerimientos nutricionales del enfermo; únicamente que la textura está modificada pues los alimentos se muelen o se procesan para que queden como puré. Es normal en fibra, no se evitan los condimentos a menos que el paciente no los tolere. Puede ser fraccionada en tres tiempos de comida. Se considera nutricionalmente adecuada y puede ministrarse por tiempos prolongados o indefinidamente. El valor nutrimental puede cubrir en la totalidad las necesidades nutricionales del paciente en una distribución normal de nutrientes; 55% de HC, 15% proteínas y 30% lípidos, sólo cambia la consistencia.

Los alimentos permitidos dentro de esta dieta son: leche entera, descremada, semidescremada o yogurt; pollo, res, ternera, pescado, huevo; todas las frutas naturales y en conserva; todas las verduras; arroz, avena, tapioca, papa, camote; aceite de maíz, girasol, oliva, soya; azúcar, miel, gelatina en polvo y jugos y néctares industrializados. (UNADM, 2017).

Definitivamente hay que apegarnos al historial clínico del paciente y sus patologías para poderle elaborar su menú de manera correcta, es decir, no podemos darle a un paciente diabético jugos o azúcares.

Estea dieta se indica en pacientes con parálisis cerebral infantil (sin mayor dificultad para deglutir); en presencia de enfermedades o problemas dentales; acalasia (problema de esófago); post operatorio de laringe, esófago; post operaciones estéticas de cuello y cara; carcinoma de esófago; accidente de cerebro vascular (sin mayor dificultad para deglutir) y todas aquellas condiciones que afecten a la masticación y deglución.

Dieta blanda

Dieta blanda

Esta dieta es de transición entre la papilla y el paso final a la normal o correcta, es una dieta muy poco condimentada, es pobre en fibra, por los alimentos que se permiten, todos deben de ser cocidos y no se permiten alimentos crudos, es de fácil digestión por su bajo contenido de grasa e irritantes y puede prescribirse por tiempo prolongado hasta la total recuperación del paciente. El valor nutricional cubre en la totalidad las necesidades del paciente en una distribución normal de nutrientes; 60% HC, 15% proteínas 25% lípidos. (UNADM, 2017).

Los alimentos permitidos son: leche entera, descremada, semidescremada, yogurt, queso panela; pollo, res, ternera, pescado, huevo, jamón de pavo (todo cocido sin frituras); todas las frutas y verduras cocidas, no se permiten crudas; pan de caja, arroz, avena, tapioca, papa, camote; aceites de maíz, girasol,oliva, soya (no usarse para frituras); azúcar, miel, gelatina; jugo o néctar industrializado.

Esta dieta puede indicarse como paso intermedio en regímenes post operatorio, en enfermedades gastrointestinales: síndrome de intestino irritable, colitis, gastritis, úlceras gástricas; como paso intermedio en el manejo de las diarreas; en personas con dificultad de deglución comoconsecuencia de enfermedades neurológicas; en personas adultas mayores con intolerancias gástricas.

Dieta normal

Dieta normal

Conocida también como correcta, es aquella que cumple con las leyes de la alimentación de ser completa, equilibrada, inocua, suficiente, variada y adecuada (NORMA Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012), aporta las kilocalorías y nutrientes que el organismo necesita para el buen funcionamiento del cuerpo humano. El valor general proporciona de 1800 a 2300 kilocalorías al día, con una distribución de macronutrientes de: 55% HC, 15% proteínas y 30% lípidos. (UNADM, 2017).

Los alimentos permitidos son: lácteos enteros, descremados, semidescremados o yogurt y todos los quesos; pollo, res, ternera, pescado, cerdo, huevo y embutidos como jamón y salchichas; todas las frutas y verduras; arroz, avena, tapioca, papa, camote, bolillo, tortilla, pan dulce y pan de caja; aceites de maíz, girasol, oliva, soya; azúcar, miel, gelatina; jugos y néctares industrializados.

Esta dieta se usa en personas que no ameritan cambios en su nutrición, sirve de base para algunas dietas terapéuticas.

Conclusión

Conocer un poco de estas dietas terapéuticas te servirá, en caso de tener alguna de las patologías arriba mencionadas, lo que debes de comer. Claro, lo mejor es acercarte al profesional para que pueda distribuir de manera correcta los alimentos y adaptarlos a tus gustos y necesidades.

No olvides que una dieta sana debe incluir diariamente frutas y verduras, hidratos de carbono ricos en fibra, disminuir azúcares y grasas saturadas, ingerir más pescado que carne y muy importante siempre alimentarse según las propias necesidades.

Referencias:

División de Ciencias de la Salud Biológicas y Ambientales. (2017). Dietas progresivas hospitalarias. En Dietoterapia(pp.7-21). Ciudad de México: UNADM.

Aquí un ejemplo de un caso:

INTRODUCCIÓN:

Para una recomendación nutricia, es muy importante evaluar cada persona realizando su formulario clínico para identificar su forma de vida, hábitos, costumbres, valores clínicos y antecedentes patológicos familiares y personales.

Veamos un ejemplo:

CASO CLINICO

Varón de 42 años de edad ingres